Blogia
doglife

Alea jacta est

Alea jacta est La rebuscada pomposidad
que a veces tiene el mundo
es artificio.
Lo sencillo es mejor.
Obreros en sus andamios,
carteros en las calles,
y yo, que no puedo realizar mi función.
La plantas que no están muertas
en sus macetas,
realizan la fotosíntesis,
cubiertas de polvo.
El aire descendente
hace que se muevan,
imperceptiblemente.
Lo que no pasa tan desapercibido
al menos para mí,
es la angustia del deber no cumplido,
del saberse inútil,
de reaccionar tarde y mal.
De la incapacidad total de mi mente.
¿Qué oscuro mecanismo
mueve el engranaje deshidratado
de mi maquinaria de imprecisión?
¿Qué energía realiza el trabajo?
Cuando todo son destellos
de lo que pudo haber sido
y no fue.
En el calendario
los días son tachados
prestamente.
La vida, se ha desbordado de su cauce,
y en las llanuras de inundación
se estanca en charcos
donde los renacuajos
y los gusarapos
proliferan, ignorando
que son dañinos.
Esas criaturas, provenientes
del control perdido de mis acciones,
minan lo sensato que en mí hay
y describen un universo
de sangre y tendones,
de carne e hiel.
La suerte está echada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres