Blogia
doglife

Poemario Absurdo

El paseo que jamás ocurrió

El paseo que jamás ocurrió En el parque
las flores aún no se han marchitado
las estatuas están cagadas por las palomas
y la esencia de tu pelo viene
con el aire frío de la fuente.
La nariz gotea
y en el árbol grabado
por dos horteras, un corazón mal dibujado
y dos iniciales obsoletas.
Sigo el paseo y
las mierdas de los perros
consiguen que haga más ejercicio
pues zigzagueo en un camino absurdo
sin fin,

sobre la gravilla del parque espectral.

Día de los Santos Inocentes 2005

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

La frágil diferencia

La frágil diferencia

 


¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

J.L. Borges

Si todo es relativo
las fuerza y el ímpetu
caen en saco muy roto
pulverizado por la corrosión
de la costumbre.
Si todo es absoluto
una cárcel de aire
me asfixia y me retiene
en el agujero
y nada se puede cambiar.
Si hay cierta relatividad,
alguna pizca de absolutismo
el mundo cobra sentido de repente.
Yo no sé en que punto
estamos
en que tanto por ciento podrido
nos hayamos.
Pocas cosas tienen sentido a mi alrededor,
solo la naturaleza que se cobra caro los errores,
que solo permite la supervivencia del más apto,
siendo uno lo menos apto que existe
y no parando de cometer error tras otro;
a lo mejor el poco sentido de todo
sea mi salvación.  

¿Lo oyes al fondo?

¿Lo oyes al fondo? La ambición y la envidia han entrado
por las mesetas desiertas del oeste.
No valgo ni la mierda que cago
sin embargo me muevo
como un pavo real entre cadáveres
cenicientos y latentes
al compararme con la carroña
me siento más vivo.
Pero no me comparo con los héroes
por que entonces muero entre las cenizas
el olvido
el asco más absoluto
para volver a revivir entre las momias
otra vez.
Soy Nosferatum en el mundo de los muertos
y una viruta de madera
en el mundo de los semidioses alados.
Tuerto en el dominio de las sombras
ciego entre unicornios
solo piso su estiércol.

Vida o muerte lenta

Vida o muerte lenta Los surcos en la cara
el cansancio profundo
indagador de sensaciones
y recuerdos
el sueño que invade los huecos
y el aura misteriosa del atardecer.
Todo podría ser igual
que ayer pero apenas se parece.
Más borrachera de pensamientos entumecidos
más atolondramiento
infinitos cortes en el prisma
cauterizados con materia oscura
y sabia de árboles ya cadáveres
esencia fantasma en las venas de los ojos
rojos senderos
muerte lenta
vida.

 

Ráfagas

Ráfagas Tarde tranquila de octubre
el sol pronto se extinguirá
como los sueños de antaño.
Los torpes intentos
la huida hacia atrás
donde lo oscuro reina
tras el musgo
y los ácaros.
Los juncos quietos
que no existen
el agua negra
mi ilusión aun repta
en los limos del fondo.

 

Cuento de la mosquita muerta

Cuento de la mosquita muerta Érase una vez que se era,
una mosquita verde
que era tan delicada
y primorosa
que solo picaba
en las mierdas de los
niños más guapos del barrio.
Un día, desobedeciendo
a su mamá mosca,
rebasó los límites del descampado
donde la mosquita
vivía feliz,
pero intrigada por saber
que se hallaba
a la vuelta de la esquina.
Vio tiendas de golosinas
y una parada del rojo
autobús 33.
Una pescadería,
donde sus semejantes
se paseaban por los ojos muertos del pescado.
Un mojón de acre olor
que no probó,
por estar lleno de moscas corrientes,
sin la panza verde de la mosquita,
ni azul, tan siquiera.
Llegó al final de la calle
y quiso continuar.
Cuando llevaba un rato volando
entre árboles nuevos
y desconocidas farolas,
una luz violeta
la invocó,
y nuestra mosca,
nuestra mosquita verde
como la esperanza,
hipnotizada por el color y el zumbido,
se precipitó
a un extraño lugar enrejado.
La mosquita murió
electrocutada
cayendo sobre la sopa
de un señor con bisoñé.
Nuestra mosca, verde,
nuestra querida mosquita,
muerta.

Fin

Verano inservible y no retornable

Verano inservible y no retornable Los vasitos chinos,
adornos sobre la caja de vinos de madera
junto a la piedra del flysch
y una caja de lata de reminiscencias mentoladas.
Pasolini anda entre periódicos
el uda.berri pintado en una postal que jamás fue enviada.
Gaspar mira con cara seria desde el interruptor de la luz.
Fórmulas odiosas, papelitos de colores
en la pared rugosa y blanca.
Hablan en la cocina, mis intestinos pían desde su inframundo
que soy.
La abuela grita un poco, como siempre
y el mundo hipnótico se apodera
de la inconexa situación actual.

Agosto 2005

Lacayos

Lacayos Lacayos del destino
durmiendo en lo alto
de los árboles
comiendo las orugas amargas
de una normalidad aberrante.
Las nubes descargan lluvia de seres informes
hongos
sombrillas en los que resguardarse
de la masa avarienta
parásita.
Las cosas son como tienen que ser.
La tierra es abrasada por el odio.
Me miras compadeciéndote.
Explota mi cabeza entre efervescencias
goteando la paciencia
sobre un odre vacío.
Un agujero donde mirar
solo con eso me conformo
solo para verte más cerca
en los brazos de todos los demás
solo para escuchar a través de las membranas
la suciedad de tu alma
los gritos de auxilio
la música de tus entrañas.
Los invasores del espacio
no existen.
Dios tampoco
que yo sepa.
La terrible angustia si.
El baño en lo real
ahogados antes de tiempo
nos colamos en las fosas abisales
de los más oscuros pensamientos.
Odio la poesía y a los poetas.
La falacia de las acciones.
Solo creo en el dinero revenido.
En las bolsas de plástico.
En las colillas y los chicles de las aceras.
En la madera quemada.
En como desperdiciar las acciones preventivas
contra el tedio.
En perder.

Cuento de hadas

Cuento de hadas Los lobos en los parques
asesinan a dulces niñas
la sangre y la melaza
se desparraman por la grava.

Kontxa

Kontxa Al levantarme el
día
me dio los buenos
días
en forma de
nubes grises
apantallando
la estrella de la
vida.
Las microondas
calentaron el
café
y la
leche
levemente.
La jornada proseguía
y los planes iban cambiando.
El Calor.
La brújula ya no apuntaba
al iridio
negro
sino a la Contxa,
verde
azul
blanco
amarillo
y el
rosa
de mi piel moteada.
Voces de megafonía ensordecían
la paz de la tarde.
I... y yo a remojo
y G... tendido en la toalla
aburrido,
bajo el
sol débil
del Norte
que apretaba más de lo normal,
jugaba y nos retrataba,
temiendo ser
confundido
con un asaltacunas.
Después en la arena
nos acordabamos del
Ex-yonky,
que no era tan ex,
de los vestidores,
al que pagué,
creemos,
parte de su viaje por galaxias infinitas...
Y luego...
... las patatas.

Stand-by

Stand-by Sentado en la cama
desnudo
me seco en la ardiente noche corta
mientras estaba liado
en toallas
leía al viejo Bukowski
y pienso que mis poemas
son una mierda.
Si, no soy muy bueno
ni muy malo
mediocre
esa es la palabra.

La televisión está apagada.
No corre ni una brizna de aire.
Círculos concéntricos alrededor
de mi cabeza
peinada por una vez.
Se oyen ruidos y voces
por el patio de luces
ahora en sombras
la música al lado.

Mi consternación está en
stand-by por el momento.
Ya corroerá más tarde.

Junio 2005
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Las horas ganadas

Las horas ganadas Hoy el día empezó
algunas horas antes
de lo normal,
cuando el Sol
no despuntaba
por el horizonte.
Son las horas ganadas.
Cuendo el ritmo
se sincronice
con la vida
con mi vida
a lo mejor las cosas se aclaran.
Son las 9:30 y quizás
hoy viva más
y vegete menos,
aunque los árboles,
las plantas también realicen
vitales funciones.
Llenando el molinillo
con negros granos de café,
escribiendo esto
o charlando
lavida se encauza
por los lechos de la tranquilidad.
Los contadores del sentimiento de culpa
están hoy acero, todavía
pues cumplí con mi cometido.
Ahora espero
con los ojos pesaqdos
a terminar mi mezcla
de leche y café
muy azucarada.
El tiempo se mueve a mi favor
Las velas del día se hinflan,
abiertas por completo
para la travesía
el trayecto por el dulce
lago de la tranquilidad.
Naranjas en la fresquera,
suizos en su caja de cartón,
servilletas en su sitio
y la gente a lo suyo.
Me invitan al café.
Definitivamente esto va bien,
por ahora.

Escrito en la cafetería Menorca en el mes de Marzo de 2005 ( o por ahí).

CLOSED

CLOSED Todo está cerrado
pero el calor se cuela
de todas formas.
La luz es tenue
el despertar lento,
del sueño contado
en los poemas.
Acerca del mundo
no digo nada,
desconozco toda verdad,
no tengo referencias directas
por ahora.
Necesito una ducha
una comida
una película
un libro
y un sueño de nuevo.
A lo mejor
puedo contarlo
otra vez,
en unos versos,
condenándolo
a vivir
para siempre.

Ilustración: Retrato de Josette de Juan Gris

Calor

Calor En el fondo el calor se expande.
Las sombras de plantas
cucaracha escalando por la blanca montaña sucia.
La música hace que las mentes cansadas
permanezcan calladas en el mediodía.
Los vasos están vacíos en la mesa
esperando la prístina agua que no llegara.
Ruidos de cacerolas y cucharas de palo.
Dios se ha olvidado de nosotros
porque nosotros ya nos olvidamos de él antes
y la calima, cada vez mayor,
se posa en la superficie
ablandando las células
y desnaturalizando la faz podrida de los campos.
Quiero dormir.

Nick Drake en la noche corta

Nick Drake en la noche corta Nick Drake en la noche corta
hoy la luna era más grande,
en serio,
un efecto óptico o algo así
solo sé que me asfixio
y que pequeños insectos
pululan ignorantes
no tienen conciencia de si mismos
yo la tengo,
se la regalaría por un segundo
en su nada,
los rayos del sol iluminan la cara oculta del mundo
aquí entre tinieblas
y calor
Nick Drake entristece un poco más
y me siento un poco menos solo
el aislamiento impuesto por las circunstancias
el sudor en la piel rugosa
ruido de ventilador en la madrugada
árida
sofocante
planeada para fastidiar
a los seres insignificantes
que sobrevivimos en
el hábitat hostil
la vida imperceptible acierta pocas veces.

Ciclos

Ciclos La ventaja ganada
se diluye en la nada
de la incomprensión
del mundo amarillo.
Atravesamos las avenidas
de lodo y sangre
que forman las ocasiones
ya pasadas.
En los árboles enfermos
los escarabajos
viven de la agonia
de la vida
ciclos circadianos
ciclo lunar
estacional
anual
y así hasta que el helio
estalle en el cielo
enorme fuego de artificio
desarrolado en nuestro
centro.
A priori es un día precioso
el sol calienta
pero no abrasa
y el viento fresco
de la mañana acompañan
los pasos en las aceras
pero en el interior convulso
no tendo demasiadas
ganas de luchar contra
el elemento
denso y negro
de la desesperanza crónica.

(Improvisación)

La balada de Cool Hand Luke

La balada de Cool Hand Luke Corre, Luke, corre...
Los perros han dado con tu pista
y te siguen de cerca...

La vida es bella
en algunas ocasiones contadas.
Ahora no es quizá uno de esos momentos,
o a lo mejor sí.

Luke come sus cincuenta huevos duros...

Yo lo rememoro escuchando a Lalo Schifin
y me pregunto si acaso no todos huimos,
por los maizales de la existencia,
perseguidos por unas bestias
que en nada se parecen
a los benditos perros rastreadores.
Lo ignoro.

Una vieja iglesia es tu última guarida
y todos te recuerdan, Luke,
de mirada azul profundo,
pues le diste esperanza por unos instantes
y la esperanza es un bien precioso
en este páramo que es la vida.

Un Jesús de plástico en el salpicadero de tu coche.
La música es sin duda un milagro que nos hace sentir bien.

Los nervios conjurados

Los nervios conjurados La larga espera
en maitines.
El estómago se revela
y los nervios afloran
en la piel seca
de la muerta
soledad de lo interno.
Los temblores indagan
en la gran batida
de los pensamientos,
autoanálisis cercenador
de la esperanza
que te situa a la altura
del betún
negro
de la mente
que se escapó
en un estornudo
movimiento reflejo
a la luz.

(Poema a bocajarro)

Pared

Pared Los pasquines en las paredes
permanecen impasibles
al polvo y el tiempo
que se echa encima
como la nieve en una avalancha.
Instantes crionizados de la memoria.
Si algo me resulta curioso
procuro ponerlo en la pared,
fichero plano, vertical,
torturado por el gotelé y la mugre,
taladrado por las chinchetas,
que indagan, ciegas,
en sus tripas de yeso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Hormigueo en los pies

Hormigueo en los pies El poder del viento
en los troncos y las ramas,
calor basura
en el planeta.
En la sala se está fresco,
pero el mero hecho de
observar por la ventana
destruye
las escasas
esperanzas
en la tarde venidera.
Las lágrimas que se secaron
en las cuencas,
legañas ayer,
han sido atesoradas hoy
en filtros de amor
a la maldad de los hombres malos.
La atracción a la destrucción.
La luna mira con su cara
indiferente
la permanencia de la guadaña.

Pronto acabará la mentira,
pero la verdad no nos gustará.

(Escrito a bocajarro)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres